Árbol de chupetes – Suttetræ

Todos los niños que encontraron la calma en un chupete, que lo convirtieron en su fiel compañero de batallas, han tenido que pasar por el mal trago de separarse de él. Quizás la mayoría no lo recuerda pero muchos padres podrían hablar largo y tendido sobre los mil trucos, artimañas o maneras que utilizaron en ese señalado instante de la infancia: el día en que hay que decir adiós al chupete.

En Dinamarca existe una dulce tradición para superar tan duro trámite de una forma suave: los árboles de chupetes – suttetraer.

Una vez pasada la fase previa de convencimiento, en la que aseguramos al pequeño que ya es todo un hombrecito, o mujercita, y que ya no necesita cosas de bebé como el chupe, cuando por fin parece que el pequeño está listo para abandonar a su pequeño amiguito, toda la familia se dirige al bosque o a un parque cercano y allí, en un árbol que otros muchos niños han utilizado antes, en un auténtico árbol de chupetes, el nene colgará el suyo, diciéndole adiós para siempre. Es un trámite irreversible porque a partir de ese momento el árbol toma para sí mismo ese pequeño símbolo de la etapa de bebé y ya no se puede recuperar.

Algunos niños cuelgan los chupetes junto a dibujos, cartas, notas explicativas o pequeños juguetes asociados a ese período que se deja atrás. En el árbol de chupetes del parque de Frederiksberg se podía leer dentro de un gran corazón azul de cartulina:

“Querido árbol de chupetes: ¡Ahora ya soy una niña grande! Por eso os digo adiós. Habéis sido buenos pero ahora ya me las puedo apañar sin vosotros. Saludos cariñosos, Liva.”

Como papá o mamá quizás te preguntas, ¿y porqué un árbol? La costumbre es bastante nueva, de aproximadamente unos 30 años, y no sabría decirte de dónde ha llegado pero el hecho de que se trate de un árbol no es casual. Las tradiciones nórdicas más antiguas están íntimamente ligadas con la naturaleza y especialmente con los árboles.

El centro del universo según la mitología nórdica es un fresno inmenso, el Yggdrasil, el árbol de la vida, cuyas raíces se hunden en el inframundo y su copa llega hasta el cielo. Existe además una creencia ancestral en los árboles curativos, aquellos que pueden hacerse cargo de nuestras enfermedades. Según la leyenda, los árboles capaces de sanar eran aquellos en los que sus ramas habían crecido juntas formando un círculo cerrado de tamaño suficiente para que una persona pueda pasar a través de él. Los enfermos o sus familiares recorrían grandes distancias para llegar hasta ellos y se cuenta que algunos tenían las ramas completamente pulidas de la cantidad de peticionarios que pasaban a través de ellas.

Para mí no hubo árbol de chupetes, sólo unas charlas metódicas de mi padre avisando que el día de mi futuro cumpleaños sería el último con chupete porque ese día me hacía mayor. Creo que hubiera sido mucho más bonito poder acercarme a un gran árbol de chupetes como el de Frederiksberg y sentirme arropada por todos esos niños, que como yo, habían sido capaces de decir adiós a su chupete y convertirse así en nenes mayores.

Fuentes:

http://da.wikipedia.org/wiki/Yggdrasil
http://www.denstoredanske.dk/Kunst_og_kultur/Religion_og_mystik/Nordiske_guder/Yggdrasil
http://www.dn.dk/Default.aspx?ID=8733

2 Responses to “Árbol de chupetes – Suttetræ”



  1. Javi Fernández Says:

    Aún recuerdo lo que costó que mi hija mayor lo dejara, fue practicamente como una cura de desintoxicación con su sindrome de abstinencia incluido. Hasta ella lo recuerda como algo traumático. Con la segunda aprendimos desde el principio. Nunca tuvo un chupete, tenía en cambio el mejor de los métdos de consuelo por succión para un bebé: teta, teta y teta. El pecho de su madre. Desde entonces es lo que recomiendo siempre. Teniendo a mano el original ¿porqué conformarse con pbres sustitutos de latex que luego hay que retirar de forma desagradable?



  2. Sirenita Says:

    Véase el diario HOY del 4 de marzo 2013: El hospital San Pedro de Alcántara de Cáceres “busca su estrella Michelin”: crea una comisión de lactancia materna y opta a ser centro de referencia en este campo para la OMS y Unicef :
    http://www.hoy.es/v/20130304/caceres/pedro-alcantara-busca-estrella-20130304.html

Leave a Reply

*