Árbol de chupetes – Suttetræ

Todos los niños que encontraron la calma en un chupete, que lo convirtieron en su fiel compañero de batallas, han tenido que pasar por el mal trago de separarse de él. Quizás la mayoría no lo recuerda pero muchos padres podrían hablar largo y tendido sobre los mil trucos, artimañas o maneras que utilizaron en ese señalado instante de la infancia: el día en que hay que decir adiós al chupete.

En Dinamarca existe una dulce tradición para superar tan duro trámite de una forma suave: los árboles de chupetes – suttetraer.

Una vez pasada la fase previa de convencimiento, en la que aseguramos al pequeño que ya es todo un hombrecito, o mujercita, y que ya no necesita cosas de bebé como el chupe, cuando por fin parece que el pequeño está listo para abandonar a su pequeño amiguito, toda la familia se dirige al bosque o a un parque cercano y allí, en un árbol que otros muchos niños han utilizado antes, en un auténtico árbol de chupetes, el nene colgará el suyo, diciéndole adiós para siempre. Es un trámite irreversible porque a partir de ese momento el árbol toma para sí mismo ese pequeño símbolo de la etapa de bebé y ya no se puede recuperar.

Algunos niños cuelgan los chupetes junto a dibujos, cartas, notas explicativas o pequeños juguetes asociados a ese período que se deja atrás. En el árbol de chupetes del parque de Frederiksberg se podía leer dentro de un gran corazón azul de cartulina:

“Querido árbol de chupetes: ¡Ahora ya soy una niña grande! Por eso os digo adiós. Habéis sido buenos pero ahora ya me las puedo apañar sin vosotros. Saludos cariñosos, Liva.”

Como papá o mamá quizás te preguntas, ¿y porqué un árbol? La costumbre es bastante nueva, de aproximadamente unos 30 años, y no sabría decirte de dónde ha llegado pero el hecho de que se trate de un árbol no es casual. Las tradiciones nórdicas más antiguas están íntimamente ligadas con la naturaleza y especialmente con los árboles.

El centro del universo según la mitología nórdica es un fresno inmenso, el Yggdrasil, el árbol de la vida, cuyas raíces se hunden en el inframundo y su copa llega hasta el cielo. Existe además una creencia ancestral en los árboles curativos, aquellos que pueden hacerse cargo de nuestras enfermedades. Según la leyenda, los árboles capaces de sanar eran aquellos en los que sus ramas habían crecido juntas formando un círculo cerrado de tamaño suficiente para que una persona pueda pasar a través de él. Los enfermos o sus familiares recorrían grandes distancias para llegar hasta ellos y se cuenta que algunos tenían las ramas completamente pulidas de la cantidad de peticionarios que pasaban a través de ellas.

Para mí no hubo árbol de chupetes, sólo unas charlas metódicas de mi padre avisando que el día de mi futuro cumpleaños sería el último con chupete porque ese día me hacía mayor. Creo que hubiera sido mucho más bonito poder acercarme a un gran árbol de chupetes como el de Frederiksberg y sentirme arropada por todos esos niños, que como yo, habían sido capaces de decir adiós a su chupete y convertirse así en nenes mayores.

Fuentes:

http://da.wikipedia.org/wiki/Yggdrasil
http://www.denstoredanske.dk/Kunst_og_kultur/Religion_og_mystik/Nordiske_guder/Yggdrasil
http://www.dn.dk/Default.aspx?ID=8733

Por qué los daneses son más felices

Paco Martínez, español, 34 años, estudió informática porque todos le decían que era la profesión del futuro pero la verdad es que ese trabajo nunca le gustó. Después de tres años de tardes de biblioteca y noches sin dormir para sacar adelante las matemáticas que tanto se le atravesaban, terminó la carrera y empezó a trabajar de becario para diferentes empresas, siempre sin sueldo, a veces incluso sin contrato.

Encontró su primer trabajo un par de años más tarde al que se enfrentó lleno de emoción y nerviosismo. En la empresa casi todos eran jóvenes como él y le prometieron que en poco tiempo podría ser jefe de proyecto, si se esforzaba. Trabajó duro a pesar de la competencia, no siempre leal, con los compañeros y de los gritos de jefe, el no demasiado competente, recién ascendido, hijo de un político local, pero a los 7 meses fue despedido porque gracias a una subvención del gobierno para la contratación de parados de larga duración, su puesto podía cubrirse con un trabajador más barato.

A partir de ahí se sucedieron diversas empresas, más o menos parecidas a la primera, diferentes tipos de jefe más o menos autoritarios, explotadores o comprometidos, periodos de desempleo, una gran colección de cursos del INEM y una resistencia, escepticismo y resignación a prueba de bombas.

Hace tres años alguien le dijo que lo que necesitaba era un master, “todas las empresas lo piden”. Consiguió un préstamo personal de su caja de ahorros, sus padres le ayudaron con algún dinerillo que tenían guardado para “por si acaso” y se apuntó a un master de “Gestión de redes y sistemas de comunicación para grandes corporaciones en el inicio de la revolución tecnológica”. Nunca estuvo muy seguro de que todo aquello sirviera para algo pero al menos quedaba bien en el curriculum y por fin tenía ese master que piden “todas” las empresas.

Allí conoció a María Martín, su novia. Llevan saliendo desde entonces y hace un año se fueron a vivir juntos. Llevaban meses hablando de ello pero esperaban el momento en que los dos se encontraran en un trabajo más o menos seguro. Paco, con 33 años, se mudaba por primera vez de casa de sus padres temiendo que echaría de menos los guisos de mamá y triste por tener que empezar a planchar su propia ropa.

Paco y María quieren tener hijos pero de momento se ha quedado en una ilusión para el futuro. María teme perder el trabajo si se queda embarazada y no pueden vivir con un solo sueldo. Algunas noches da vueltas en la cama con el miedo a que “se le pase el arroz” pero se consuela pensando en todas las mujeres que tienen su primer hijo en torno a la cuarentena.

María y Paco son felices, tienen grandes amigos y una familia que les apoya. Están hartos de su trabajo, de sus respectivos jefes, pero callan y aguantan porque “la cosa está mal” y deberían estar agradecidos sólo por el hecho de tener trabajo. A veces sienten que “no tienen vida” porque echan demasiadas horas y porque se está convirtiendo en una costumbre que su jefe les llame los sábados. No sueñan con recibir compensación alguna por las horas extra pero se conformarían con no recibir una bronca el día que tienen que salir para ir al médico o resolver algún asunto en el banco. Sueñan con un trabajo mejor, con un ascenso, con un futuro en el que puedan comprar una casa que se llenará con la risa de los dos nenes que les gustaría tener pero, con el paso los días, van viendo como la luz de su esperanza se vuelve más tenue.


Anders Sørensen, danés, 34 años, estudió Recursos Humanos porque pensaba que tenía don de gentes y que las carreras de carácter empresarial eran las de mayor salida. En tres años consiguió su bachelor y decidió no continuar con la licenciatura porque tenerla no era decisivo a la hora de encontrar trabajo.

Al acabar consiguió un puesto en el departamento de Recursos Humanos de una gran corporación, allí estuvo durante un año, tiempo suficiente para descubrir que no era lo suyo. Demasiado papeleo, un trabajo más rutinario de lo que había esperado, no le motivaba lo suficiente, en definitiva, se aburría. Por eso, decidió volver a la universidad para estudiar márketing mientras disfrutaba de una subvención que le llegaba para mantenerse. Tres años más tarde estaba preparado para iniciar su vida en lo que le parecía una nueva y apasionante profesión.

Encontró trabajo en una nueva ciudad en el departamento de marketing de una pequeña empresa de muebles, alquiló un bonito apartamento y se sumergió con confianza en lo que sería el inicio de su carrera profesional.

Fuente: dinepenge.dk

Un buen día, un año después, sus jefes le hablaron de los planes para empezar a exportar a Alemania y le hicieron saber que sería muy deseable que su nivel de alemán estuviera a la altura del nuevo reto. Para ello le propusieron proporcionarle algunas clases a lo que Anders aceptó con cierta desgana ya que tendría que asistir una vez por semana al terminar su jornada laboral. Él lo recuerda como un cúmulo de tardes aburridas teniendo que volver a repasar la compleja gramática germana que tanto odiaba en el instituto pero gracias a ello, hoy en día, habla el idioma de forma fluida lo que le ha sido de gran ayuda a la hora de desempeñar sus funciones.

Dos años más tarde, cuando el jefe de Anders se jubiló, le ofrecieron sustituirle y convertirse en el nuevo jefe de departamento. Sus superiores estaban muy satisfechos del trabajo que había desempeñado en la empresa y le consideraban el candidato ideal para cubrir el puesto. Como ayuda para la integración en su nuevo rol, le pagaron un curso de liderazgo, al que tuvo que asistir cada sábado por la mañana durante dos meses, pero el sacrificio merecía la pena. El aumento de sueldo, la capacidad de decisión y la posibilidad de desarrollar sus ideas con mayor libertad fueron un gran incentivo a la hora de aceptar el puesto.

Por aquel tiempo Anders conoció a Mette. Antes de que se diera cuenta, ya estaban viviendo juntos, el apartamento se les había quedado pequeño y se mudaban a un acogedor chalet con jardín.

Hoy en día tienen dos preciosos niños de cinco y tres años. Anders ya no trabaja en la pequeña empresa de muebles, hace tres años le ofrecieron un puesto en el departamento de marketing de una fábrica de lámparas que gestiona contratos a nivel mundial. Andan mirando una casa más grande porque Mette necesita espacio para su taller, le apasiona la fotografía y le gustaría contar con un espacio para trabajar en ello en paz y tranquilidad.

Anders y Mette son felices, llevan una vida tranquila junto a sus hijos. Les gusta viajar, ir de excursión a la playa o al campo y reunirse con sus amigos. Para el futuro sueñan con montar su propia empresa y comprar una casita en Turquía para veranear y que más tarde les sirva de refugio en la jubilación. Saben que con dedicación y esfuerzo, ahorrando un poquito cada año, lo conseguirán.

La revista Forbes ha publicado la lista de los países más felices de la tierra en la que Dinamarca aparece en primer lugar mientras España lo hace en el puesto 43.

Fuentes:
Forbes: The World’s Happiest Countries
España es uno de los países más infelices de Euripa según el instituto Gallup