De obras en el jardín botánico

Si vas a hacer turismo en Copenhague este verano, tendrás la mala suerte de encontrarte el jardín botánico en plena renovación. Y digo mala suerte porque se trata de una de esas grandes joyas que uno no debe perderse al visitar la ciudad.

El parque fue creado en 1600 y en la actualidad se ha convertido en un oasis de paz en pleno casco urbano. Con sólo unos pasos hacia su interior, se pasa del bullicio ensordecedor del tráfico de Nørreport, a la tranquilidad de un parque paradisíaco, que discurre a orillas de un tranquilo lago, dónde se refleja la fantástica estructura de cristal y metales que conforma el invernadero.

El acceso tanto a los jardines como a la “Casa de las palmeras”, nombre del edificio principal, es gratuito por lo que, de camino a Rosenborg, el castillo dónde se guardan las joyas de la corona, merece la pena tomarse un descanso y dar un paseo por los jardines disfrutando de su quietud y de la belleza de las plantas que alberga.

Desgraciadamente y debido a la renovación, parte de su encanto, sosiego y atmósfera relajante se ha esfumado. Aquí y allá encontrarás escavadoras, vallas metálicas y obreros trabajando. Te toparás con sendas y zonas cerradas y descubrirás que, entre las plantas y flores que confieren belleza al lugar, crecen sin pudor cardos y ortigas. Algunas de estas últimas se asoman a los bordes de los senderos, por lo que deberás caminar con cuidado si no quieres llevarte de souvenir una rozadura que escuece como el demonio.

En mi última visita, junto a las escavadoras y las ortigas, también tuve el placer de disfrutar de los cánticos de un borracho que dormía la mona sobre el césped y las latas de cerveza que él u otros visitantes habían dejado tiradas aquí o allá a pesar de que el jardín está plagado de papeleras.

Todo el conjunto hace que el jardín botánico desluzca y su recorrido no tenga la magia y el encanto que le impregnaban hasta hace muy poco. A pesar de todo, sigo pensando que es una visita imprescindible en la ruta turística por la ciudad. Desafortunadamente, hay que hacerla cerrando los ojos a los detalles más molestos y concentrándose en el paisaje y la visión imponente del invernadero de cristal.

Las obras en el jardín botánico tienen como fecha de finalización septiembre del 2012

Web del jardín Botánico: http://botanik.snm.ku.dk/english

One Response to “De obras en el jardín botánico”



  1. Sirenita Says:

    Puéeeees – donde se encuentra hoy el jardín botánico data de 1872; el jardín botánico-medicinal de 1600 se instaló en Krystalgade, junto a la Universidad – a diez minutos de la situación del de hoy.

Leave a Reply

*