¡¡¡¡¡Vivaaaa Españaaaaaa!!!!

Oprah, Michelle y Pelé, por último el Rey

Las candidaturas a ciudad olímpica han despertado este año un gran interés en Dinamarca ya que la decisión de quién organizará las próximas olimpiadas de 2016 se tomará mañana en Copenhague. Por ello, durante esta última semana los informativos se han llenado de noticias en relación a los ilustres invitados que acogerá el país y cuanto dinero se están dejando las distintas delegaciones.
La atención de los daneses sin duda está centrada en la visita de última hora anunciada por Barack Obama. Durante toda la semana, la inminente llegada del presidente de Estados Unidos y todo lo que esta implica ha tenido un bloque propio en los principales informativos del país. Pero a parte de él pocos son los visitantes que despiertan interés en Dinamarca.
La gran sensación ha sido la aparición de Oprah Winfrey que ha venido a apoyar la candidatura de Chicago. Además, realizará desde aquí su famoso talkshow que en ocasiones se puede ver en algunas emisoras del país. Oprah ha alabado la ciudad de Copenhague y a sus mujeres en sus intervenciones públicas y declaraciones a los medios, lo que sin duda hace que se gane la simpatía de este país dónde hay una gran fascinación por todo lo americano.
Michelle Obama, que se ha adelantado algunos días a la llegada de su marido, también ha disfrutado de la atención de los medios, especialmente por el buen humor que derrocha y su divertida rivalidad personal con la candidatura de Río de Janeiro.
Pelé es otra de las grandes figuras que se pueden ver estos días en Copenhague. Ha venido a apoyar la candidatura de su país y ha realizado diferentes apariciones públicas, todas ellas relacionadas con el mundo del deporte. Con ello ha conseguido que se hable aún más de Río de Janeiro, ciudad marcada en todas las quinielas como la gran favorita.
Por fin ayer vi al Rey en un informativo, los 15 segundos que tardó en salir por la puerta del avión detrás de la Reina Dña. Sofía a su llegada a Copenhague. Hacía mucho viento.
Y a todo esto, ¿viene Zapatero?

Alquilé un libro en la Biblioteca Humana

Tentada por los vistosos anuncios de la  Biblioteca Humana, acudí al “Jardín Real” en su busca.

Fuente: Politiken

Fuente: Politiken

Lo cierto, es que no se reconocían las estanterías que se podían ver en los anuncios, aquí los “libros” lucían camisetas negras, por lo que era necesario recurrir a un catálogo con descripciones de los diferentes tipos y las características que podían dar lugar a prejuicios.  El amable personal situado tras los mostradores informaba del momento en que un determinado “libro” quedaba disponible, y si tocaba esperar, se podía matar el tiempo con una taza de café con tarta o fruta, un refresco y un sándwich o una agradable charla con uno de los organizadores u otro de los “libros” que no estaban en préstamo en ese momento. El caso es que no había la afluencia esperada en un soleado, aunque con viento, mediodía de sábado como este.

El ambiente era amistoso y libre de conflictos. El “libro” con el que mantuve una charla, participa por segunda vez, la primera había sido en el Festival de Roskilde en el año 2000 dentro de la iniciativa “Stop a la violencia”. Aquella vez se presentó como aficionado del Brøndby, un equipo de fútbol que despierta rivalidades como las Madrid-Barça, pero en esta ocasión lo encuentro como víctima de un accidente ferroviario en el que ha perdido una mano y una pierna. Me cuenta que todavía no ha estado en préstamo con alguien que tenga prejuicios contra él. La mayoría se interesan por su situación, en este marco no resulta ofensivo preguntar a un discapacitado sobre el cómo y el porqué de su discapacidad. Además, uno de quienes lo alquilaron le pidió consejos sobre cómo debía comportarse con un amigo que acaba de sufrir un accidente.

Una señora está en el mostrador a  la busca de un auditor pero no tienen ninguno, tampoco hay trabajadores inmobiliarios, pero le dicen que mañana tendrán un abogado.  Cuando le pregunto sobre sus prejuicios contra esas personas me contesta que necesita algunos consejos ¡para vender su casa! En un banco está sentado un agente de uniforme que ofrece orientación profesional a un adolescente que ha venido con su madre. Más allá, una señora de 76 años habla con un pintor de graffitis. Alguien pintó en la puerta de su casa y quiere saber qué tiene de divertido pintar las paredes de las casas de los demás.

Zóe Kofod, una de las organizadoras,  me permitió amablemente hacerle esta pequeña entrevista:

Definitivamente volví a casa de la Biblioteca Humana  en un agradable estado de ánimo pero sin mis expectativas cumplidas.  No había ninguna recopilación multicolor dónde algunos de mis “objetos de prejuicio” estuvieran representados. Ninguno de los “libros” resultaba repulsivo para mi. No había ni borrachos ni sujetos apestosos, ningún pandillero dopado con Epo acompañado de su perro de presa, tampoco viejas viudas malhumoradas bañadas en perfume pesado…

La iniciativa se promocionó como algo mucho más provocador de lo que fue en realidad. Es dudoso que una charla de media hora en la Biblioteca Humana con una stripper en ropa de diario , pueda reprimir los prejuicios que uno siente cuando se la encuentra una noche a las puertas de un café mientras se está esperando un taxi en medio de la zona de prostitución y narcotráfico.

Pero por supuesto, en una gran ciudad como Copenhague, donde casi cada vez que alguien te dirige la palabra por la calle lo percibes como un posible peligro, cabe la esperanza de que con la Biblioteca Humana cambie esta tendencia y florezca la capacidad de hablar con los extraños.

Personas en préstamo

“Alquila una persona a la que normalmente no soportes. Tenemos una amplia selección que va desde vigilantes de la hora a stripper o musulmanas con su pañuelo.

Fuente: Living-library.org

Fuente: Living-library.org

Da un paseo, disfruta de nuestro café gratuito, conversa o dejaló estar. Simlemente no debes olvidar colocar de vuelta a tu persona en el mismo estante del que la tomaste.”

Este es el anuncio que aparece en varios periódicos daneses sobre la iniciativa “biblioteca humana” que ha organizado el Ayuntamiento de Copenhague con la asociación Living Library, una iniciativa encaminada al “entendimiento de la diversidad”.

En principio la actividad trata exactamente de lo que dice el anuncio: intentar tener una conversación con un tipo de persona hacia el que normalmente albergas prejuicios para ver si hay cabida al entendimiento mutuo. Y suena tan interesante que estaremos allí. Eva Kvorning se acercará hasta el “Jardín real” lugar de instalación de la biblioteca humana para después contarnos la experiencia de alquilar personas.